Windows 1984

camara de seguridad

Un mundo sin libertad, donde un grupo de rebeldes trata de hackear el código de sus sistemas operativos para poder optar a otros software que no provengan de la tienda virtual de la compañía. Sí señores, la distopía que planeaban Google y Apple ha llegado a su PC.

¿Recordáis cuando Windows molaba? Bueno, igual molar molar, no moló nunca, no es un grupo de música. Pero hubo un tiempo en el que al menos era respetuoso con el usuario. Muchos nos preguntamos cómo hemos pasado de la plataforma comercial que rivalizaba con el ecosistema cerrado de Apple a la publicidad agresiva, las invasiones de la publicidad y a la última gran intentona de Microsoft de poner vallas al campo: Windows Universal Apps.

A principios del mes de marzo, Windows anunció su último plan de asalto al mercado de las aplicaciones. Una plataforma cerrada de venta de apps (hijo, nosotros lo seguimos llamando programas) a la manera de la App Store de Apple y el Marketplace de Google: Universal Windows Platform, que pretende ser la punta de lanza de la compañía de Redmond para la distribución digital de software. Así que, estimados usuarios de Windows 10 preparaos porque os van a intentar meter esto por el gaznate tanto como Windows 10 a los usuarios de Windows 7.

WINDOWS UPGRADE

Si lo hace Windows no se llama malware, “se llama actualización recomendada”

Una plataforma así es algo muy tentador para estas grandes corporaciones como Microsoft, Google o Apple que, proclamando las bondades de la competencia en el mercado libre, no saben competir en el libre mercado. Universal Windows Apps es una nueva intentona de Microsoft de hacer del campo del PC su patio privado. No es la primera, y Microsoft no es el único pecador.

¿Por qué hemos dejado que los sistemas operativos de nuestros ordenadores se contagiaran de todo lo malo de las plataformas móviles?

Sin embargo, hacer la jugada de Apple con IOS es prácticamente imposible en PC por la naturaleza abierta y la enormidad del ecosistema. Es precisamente esta apertura y enormidad lo que ha beneficiado a los usuarios de PC desde siempre: parches de usuarios que hacen funcionar programas que de otro modo no funcionarían a una parte de los consumidores, mods para los videojuegos, alternativas para usuarios que buscan programas más baratos o gratuitos con las mismas funcionalidades o mejores que otros. Ese es el principal beneficio de la plataforma.

Es interesante que Windows, no viendo el potencial colaborativo y competitivo de este mercado (y donde hay competencia, se aprende a ser mejor), crea que lo que debe hacer es ejercer control sobre los usuarios convirtiendo una selva en un jardín vallado. Quieren competir en el mismo campo de batalla que Apple, lo cual no deja de ser sorprendente: ¿quieres destruir una de las principales razones por las que tu sistema operativo es líder en el mercado adoptando el principal problema por el que no cogen el sistema de la competencia, junto con el precio?

Por otro lado, ya era hora de decirlo: de un tiempo a esta parte, el afán de las compañías de software por sacar sus propias plataformas de distribución tiene un tufo de control totalitario muy rancio. ¿Por qué los usuarios de Windows 7 tienen más libertad a la hora de bajarse aplicaciones de internet que los de Windows 10? ¿Por qué hay que tener una cuenta con un correo electrónico y mis datos para el último, pero no para el primero? El llamado “software as service” no ha tenido nunca la vocación de servir al usuario tanto como de obligarle a tener un solo canal. Con frecuentes actualizaciones, requiriendo estar conectado a internet y autentificado para usarlo (por ejemplo, Cortana, que necesita una cuenta de Outlook o Hotmail para funcionar). ¿En qué momento se decidió que los ejecutables no eran buena idea?

Cortana

Cortana, ¿me vas a matar mientras duermo?

Además, si por lo menos Windows Store ofreciera aplicaciones superiores a las versiones de escritorio, habría alguna justificación, pero no es así, en muchas ocasiones son claramente inferiores. El caso más sonado y reciente es el de Rise of the Tomb Raider . Los usuarios de Windows 10 tenían la posibilidad de comprarlo como Windows App o desde otro distribuidor físico o digital (por ejemplo, Steam). Los que lo hicieron desde la plataforma de Microsoft se encontraron un producto claramente mutilado con una lista de problemas y faltas demasiado larga como para no echarse a temblar pensando que este pudiese ser el estándar en el que se lancen aplicaciones de ahora en adelante: con problemas para el uso de varias tarjetas N-Vidia, sin un .exe que te permita añadirlo a Steam a posteriori… ¡sin poder ponerlo en pantalla completa! ¿En serio, Microsoft? Y, por supuesto, sin soporte para mods, no sea que haya algún usuario que arregle el software sub-par que han lanzado al mercado y lo hagan gratis

Lo peor es que esto está lejos de ser una moda pasajera y parece que va a convertirse en una hábito.

QUANTUM BREAK

Quantum Break, uno de los juegos más esperados de los últimos años, será distribuido exclusivamente mediante Windows Store.

¿Por qué hemos dejado que los sistemas operativos de nuestros ordenadores se contagiaran de todo lo malo de las plataformas móviles? Y, si realmente lo pensamos, esto no es lo peor que nos ha traído el último Windows. ¿Os hemos hablado de cómo automáticamente te crea un ID para mostrarte anuncios personalizados en tu navegador? ¿O de cómo, aunque tengas la cámara desactivada, Windows la sigue utilizando en algunas aplicaciones? ¿O de cómo la configuración por defecto era tal pesadilla que por todos lados surgieron largas listas para configurar el sistema de forma que no atentara contra nuestra privacidad?

No, pero como no queremos convertir esto en un relato de terror, lo dejamos para otro día.

Suscríbete a la newsletter

Recibe las últimas novedades de Walskium Magazine en tu email.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *