Los 8 cortos animados más retorcidos de los Oscar

El corto animado es una categoría oculta en los Oscar, donde podemos encontrar desde verdaderas obras de arte hasta ingeniosas formas de representación y expresión. Esta es una breve lista de nominados desconocidos… y un par de ganadores.

En general, los Oscar suelen premiar cierta forma de ver el mundo, como todos los concursos, y que se refleja claramente en las categorías mejor película, director, actor, actriz, etc. Es por esto que muchas veces es más fácil acertar a aquellas obras que no van a ganar antes que a las que sí.

Porque hay un atributo que tiene Hollywood, y por alguna extraña razón, también la Academia, que está marcado desde su nacimiento: ver la realidad como si fuera una fantasía, un mundo idealizado. Hollywood es Hollywood dentro y fuera de la pantalla, como bien lo demostrara Billy Wilder con su teorema Sunset Boulevard (El ocaso de los dioses) de 1950, y eso es lo que hay que tener presente.

moonbird

Fotograma de Moonbird (1959)

Y en ese mundo, los géneros cinematográficos se respetan, a menos que quien los rompa siga encarnando los valores de la manada, entre los que se cuentan, el amor a Hollywood por sobre todas las cosas –y todos los homenajes y auto-homenajes posibles-; que encarne de una u otra manera los valores de los Estados Unidos; que sea fresca e ingeniosa y que entre todos esos atributos nos muestre lo mejor de lo humano –épico- y desprecie aquello bajo, que atente contra el mundo ideal que se pretende construir, con ciertas advertencias y con algunas excepciones a la regla.

Los cortos animados, tendrán muchas de estas excepciones y más de alguna sorpresa. Comenzaron a ser premiados en la quinta entrega y hasta finales de los cincuenta competían casi en exclusiva los grandes estudios, donde dominaban Disney y la MGM, hasta que en 1959 gana Moonbird de John Hubley y Faith Elliott Hubley, un corto animado independiente y bastante extraño.

Los cortos más retorcidos (…) con una historia oscura, con finales tristes o excesivamente realistas (…), pueden estar nominados pero no suelen ganar

Hasta ese momento el Oscar lo ganaban Tom y Jerry interpretando a Frantz Lizst, Tweety y Silvestre jugando al gato y al ratón o Disney realizando piruetas musicales con sus creaciones. Los cortos eran entretenidos, entregaban valores y contenidos, originales o ingeniosos, y bañados ligeramente por el surrealismo y otras vanguardias de la época.

Logo de la National Filmboard de Canadá

Después vendría una época fuertemente influenciada por el arte contemporáneo que duró hasta mediados de los ochenta. En este periodo es difícil elegir solo uno o dos videos retorcidos o alejado de los valores de Hollywood, del mismo modo que no se suelen encontrar malos nominados. Aquí dominaría la National Filmboard of Canada (NFB). Luego volverían las personificaciones de animales de la mano Pixar y Wallace y Gromit, cuyo dominio se extiende hasta hoy.

Así, los cortos más retorcidos para los valores de Hollywood, con una historia oscura, con finales tristes o excesivamente relistas, muy conceptuales o chocantes, pueden estar nominados pero no suelen ganar a menudo, salvo alguna excepción.


THE LITTLE MATCH GIRL
(Charles Mintz, 1937)

Esta animación retoma parte de la historia de La vendedora de cerillos de Dickens, pero la actualiza a las metrópolis de la época, retratando la pobreza y la humillación del trabajo infantil. La historia de la niña nos es conocida, pero resalta sobre toodo su sueño, que es precioso a pesar de las circunstancias o a causa de ellas, lo inquietante está al final, sobre todo por la crudeza de su realismo. Otros dos nominados interesantes de este periodo son Jukebox jamboree (Walter Lantz, 1942) y Mouse wreckers (Edward Selzer,1947) –que estoy seguro que aunque no conozcan los nombres, lo han visto-, todos que juegan con elementos del surrealismo como la locura, el sueño y el casual encuentro de un paraguas y una máquina de escribir sobre una mesa de disección.


IGRA
(Dusan Vukotic, 1962)

La traducción de este corto sería El juego y muestra a una niña y un niño, ‘live action’, dibujando e interactuando con sus creaciones, hasta que sus juegos terminan en un enfretamiento. En el corto choca la violencia de los niños en contraste con su inocencia. Recuerda un poco a la degradación de los niños en El señor de las Moscas de William Golding. Una año antes había sido nominada Ersatz –El sustituto-, del mismo director y que jugaba principalmente con las reglas del cubismo de Miró y Picasso.


PIANISSIMO
(Carmen D’Avino, 1963)

Tanto este corto como Christmas craker (McLaren, Hale, Potterton y Munro, 1964) entran de lleno en las corrientes artísticas de la época, donde ya no solo se trabaja con fábulas, los símbolos y la figuración, sino que se recurre a la ironía, el sarcasmo, el quiebre de la narrativa, la conceptualización del las obras, etc.


EN MARCHANT
(Ryan Larkin, 1968)

En este sentido, la profundidad de este corto lo convierte en una obra mayor. Aquí aparecen personas caminando sin contexto, sin destino, sin razón. Son cuerpos y expresiones liberadas de su carnalidad. Pura humanidad llevada por el trazo. En el otro extremo, más cruda, está La faim –El hambre- (1974) de Peter Foldes y René Jodoin, y con una estética muy parecida Reci, reci, reci (1991) de Michaela Pavlátová.


YOUR FACE
(Bill Plimpton, 1987)

Your Face by Bill Plympton from Daniel on Vimeo.

Your face es la primera nominación de Bill Plimpton, que luego haría unos cortos tan grotescos como este para MTV, y que luego sería nominado en la misma categoría en 2004 por Guard dog.


REJECTED
(Don Hertzfeld, 2000)

Otro de los retorcidos nominados dos veces es Don Hertzfeld, primero en 2000 con este corto llamado Rejected –personalmente mi favorito de la lista- y este año con World of tomorrow (2015) que ganó el Sundance Film Festival en su categoría.

Sin embargo, de estos retorcidos ha habido al menos dos ganadores, cortos que se salen de cualquier expectativa que podamos tener de los oscar.


TANGO
(Zbigniew Rybczyński, 1980)

Tango (Studio SeMaFor-Zbigniew Rybszynski, 1980) from Rico Lins +Studio on Vimeo.

Cuando Tango obtuvo el Oscar se produjo un desplazamiento de la perplejidad del corto a la premiación. Era poco menos que impensable que una obra que se encuentra en las antípodas de la Academia se llevara el premio.


BALANCE
(Wolfgang y Christoph Lauenstein, 1989)

Balance sorprende, ya que es una narración oscura y cruda, que aun siendo una fábula con unos símbolos bastante evidentes, no calza muy bien dentro de lo que Hollywood parece querer decirnos.

Suscríbete a la newsletter

Recibe las últimas novedades de Walskium Magazine en tu email.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.