Misión: Resurrección de Especies Extinguidas

parque jurasico laboratorio

El ser humano es capaz de extinguir especies, pero gracias a su inteligencia también es capaz de utilizar la ciencia para revivir a otras. Volver a ver caminar sobre la Tierra a especies que habían desaparecido es uno de los retos más bonitos y difíciles a los que la ciencia se ha enfrentado.

Podemos definir dos métodos para resucitar especies extintas: la clonación y la selección de ejemplares similares para seleccionarlos y “rebobinar” la cinta de la evolución artificialmente. El caso del bucardo que ya comentamos en el anterior artículo es un ejemplo del uso de la clonación como método para resucitar a esta especie. Su éxito fue relativo pues la cría nació con un problema pulmonar y murió a los pocos minutos. No obstante la clonación supone algunos problemas pues tan sólo se utiliza el material genético de la hembra (en este caso de Celia, la última bucarda), no teniendo variabilidad genética.

Otro ejemplo del empleo de la clonación es el proyecto de recuperación del mamut lanudo. A partir de los restos congelados de Lyuba, una cría de mamut que se ha conservado en los hielos de la tundra durante 42.000 años. Lyuba debió de morir ahogada en el barro cuando tenía poco más de un mes de edad y se ha conservado congelada en el permafrost (suelo congelado permanente) siberiano. El método usado consistiría en recuperar el núcleo de las células del mamut del tejido congelado, implantarlo en el óvulo de un elefante hembra (al que previamente se le habrá extraído el núcleo) y crear un embrión con genes de mamut que sería implantado en el útero de la elefanta. Sin embargo, no es tan sencillo ya que el ADN del mamut está muy fragmentado y aunque han sido capaces de descodificar hasta un 70% de su genoma, aún falta información crucial.

lyuba

Lyuba, la cría de mamut intacta hallada en el hielo siberiano.

Mediante el segundo método tenemos el caso del Uro. El animal primitivo del cual derivan todas las razas de vacuno del mundo y del que ya hablamos también en el anterior artículo. Los uros eran los mamíferos terrestres más pesados de nuestro continente y a día de hoy varias razas de ganado en Europa todavía conservan un buen puñado de genes que los hacen parecerse a aquellos uros primitivos.

En el año 2008 se inició el proyecto Taurus  que pretende recuperar a los uros, empleando para ello razas de ganado como la Maremmana, Pajuna, Podolica y Sayaguesa entre otras, mediante cruces selectivos y comparación con material genético de restos óseos de Uro que existen en los museos de medio mundo. En la figura de abajo pueden verse los cruces que pretenden hacerse y su comparación con el ADN del Uro. Aquellos más parecidos se seleccionarán y el resto de desecharán.

proyecto taurus

Esquema del proyecto Taurus para la recuperación del Uro.

Aunque quizá el experimento más ambicioso de “rebobinado de la cinta evolutiva” sea el experimento del paleontólogo Jack Horner, que pretende revivir a los extintos dinosaurios a partir de las aves. Según Jack, los dinosaurios no se han extinguido, no hace falta crear uno porque ya los tenemos, las aves son dinosaurios. El consenso científico sostiene que las aves son un grupo de dinosaurios terópodos que evolucionaron durante la era Mesozoica. Para crear dinosaurios parecidos a los que se extinguieron a partir de una gallina sólo hay que revertir los procesos genéticos que llevaron a los dinosaurios a convertirse en aves, y obtener así un “pollosaurio“. Para eso hay que encontrar los genes responsables de procesos como por ejemplo el hecho de que durante el desarrollo embrionario las gallinas pierdan la cola.

pollosaurio

Algunos rasgos de los dinosaurios aún se conservan en las aves.

Si estos experimentos tuviesen éxito podríamos obtener gran información sobre diversos aspectos. Poder ver en persona cómo caminaba un mamut, extinto hace 40.000 años, y ver qué comía o cómo se comportaba, aportaría una información valiosísima para comprender la historia evolutiva.

Suscríbete a la newsletter

Recibe las últimas novedades de Walskium Magazine en tu email.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.