El Clima y el Efecto Mariposa

twister

A menudo solemos escuchar palabras como anticiclón de las Azores, borrasca, vientos alisios…¿pero qué significan en realidad y cuál es su efecto en el clima?

Cuando suceden cambios de tiempo nuestro cuerpo suele detectarlos: dolores en articulaciones, dolor de cabeza, una antigua operación que se resiente…Y es que los cambios de tiempo suponen cambios en la presión atmosférica y eso, al igual que la luna, nos influye. Pero el clima no es un sistema fijo y predecible, sino caótico e impredecible. Existen algunos patrones generales estables, pero hay otros, que como decimos, son totalmente impredecibles. Veamos los unos y los otros.

En cuanto a los patrones generales del clima, podemos estudiar por qué unas zonas son más húmedas y frías que otras. Lo vemos a diario en la información del tiempo en la televisión, donde nos hablan de una serie de conceptos que no siempre entendemos.

Por ejemplo, cuando pasamos de buen tiempo a mal tiempo lo que está ocurriendo es un cambio de altas presiones a bajas presiones. ¿Pero cómo ocurre eso? Cuando tenemos mal tiempo es debido a la influencia de bajas presiones, o lo que el hombre del tiempo llama: borrasca. Podemos definir una borrasca como una masa de aire cuya presión es inferior a la del aire circundante. ¿Y eso qué significa? Pues que se produce un fenómeno de ascenso de aire, y como todos sabemos, el aire en altura se enfría, condensa y precipita (lluvia). Es por ello, por lo que asociamos borrascas a mal tiempo y lluvia.

isobaras de superficie

Por otra parte, las altas presiones es lo que el hombre del tiempo llama anticiclón y están asociados siempre al buen tiempo. Esto es debido a que ocurre lo contrario que en las borrascas, las masas de aire son más estables y tiende a bajar (aumentando así la presión sobre nosotros) impidiendo todo fenómeno de ascenso de aire y formación de perturbaciones, y por tanto buen tiempo. En Europa el más famoso y el que nos permite tener veranos soleados ideales para la playa, es el anticiclón de las Azores, llamado así porque está situado más o menos sobre las Islas Azores. En verano (y a veces en invierno) el anticiclón sube de latitud hasta situarse al lado de la península y forma un auténtico muro que impide el paso de borrascas procedentes del Atlántico. Esto provoca que en verano tengamos un tiempo tan soleado en la península. A su vez, cuando ocurre en invierno tenemos las famosas heladas nocturnas.

Sin embargo este anticiclón suele dejar libre de su influencia a la costa norte española y es barrido con más frecuencia por el cinturón de borrascas situado más al norte. Este cinturón es una sucesión de borrascas que se originan en el Atlántico y viajan hasta el continente provocando que el norte de Europa sea tan húmedo y que llueva con tanta frecuencia.

Este sería el patrón general del tiempo en nuestro país, pero sin embargo, hay algunas curiosidades “predecibles”. Por ejemplo, La Coruña está a la misma latitud que Nueva York y sin embargo en La Coruña no caen las nevadas que solemos ver por la tele en la ciudad estadounidense. Pero es que también ocurre lo mismo en las Islas Británicas, donde no hace tanto frío ni nieva como en la costa de EE.UU y Canadá. ¿Algo falla? No. En el clima entran en juego muchos factores, no sólo las borrascas y los anticiclones. Uno de esos factores son las corrientes oceánicas que modulan el tiempo creando rupturas en el patrón climático. En el caso de La Coruña y Nueva York existe una corriente fría en la costa este americana que desciende desde el polo norte, denominada corriente del Labrador, que es la culpable de los inviernos tan fríos si los comparamos con los de la costa europea. En cambio, a las costas europeas llega una corriente cálida procedente del Golfo de México denominada Corriente del Golfo que suaviza el clima.

robinson projection

Quizá el caso más conocido de influjo de las corrientes sobre el clima, es el fenómeno de El Niño, o científicamente denominado ENOS (El Niño Oscilación del Sur). Este fenómeno ocurre de forma más o menos cíclica en las costas de Chile y Perú. Simplificando bastante, consiste en lo siguiente: La corriente de Humbolt o del Perú discurre de sur a norte trayendo consigo aguas frías y profundas que producen inversiones térmicas que impiden la precipitación generando zonas de desiertos (Desierto de Atacama). Por su parte, existe la corriente ecuatorial o de El Niño que proviene del Ecuador y es por tanto una corriente cálida. Cuando se produce un cambio en el patrón del movimiento de estas corrientes y las aguas cálidas se superponen a las frías, provocan una situación de inestabilidad y que todos conocemos, con lluvias muy intensas y torrenciales. El nombre es debido a que este fenómeno ocurre en las fechas navideñas.

Otro caso curioso es el de la costa de Florida y el golfo de México. Están a una latitud similar al gran desierto del Sahara y sin embargo es un clima subtropical bastante húmedo. La razón está en los vientos alisios. Estos vientos soplan de noreste a suroeste y hacen que el aire que proviene frío y seco desde un lado del Atlántico, llegue cálido y húmedo al Golfo de México. De hecho fueron los vientos que llevaron a Colón hasta Ámerica.

patrones globales del viento

Por otro lado, como hemos dicho, el clima es algo impredecible y caótico, algo complejo influenciado por numerosos factores, pero además, existe un efecto mariposa en todos y cada uno de ellos. Suponemos que habéis oído hablar del efecto mariposa. Los sistemas caóticos, como en este caso el clima, son sistemas en los cuales domina la imprevisibilidad. ¿Qué significa eso? Pues que el clima, a pesar de ser un sistema sometido a las leyes matemáticas, tiene un comportamiento que no puede ser previsto. Y como buen sistema caótico, pequeñas modificaciones que se introduzcan, pueden ocasionar grandes cambios, o el denominado efecto mariposa. Es por ello que el clima nunca puede ser predicho con total seguridad.

…el aleteo de una mariposa en Hong Kong puede desatar una tormenta en Nueva York…

Parece exagerado, pero permítenos que te pongamos un ejemplo real. Durante la Edad Media (y hasta entrado el siglo XVIII), se produjo lo que se llama La Pequeña Edad del Hielo, que provocó un descenso de las temperaturas medias del continente europeo (aún no se conocía el americano). El acontecimiento inicial que produjo este cambio climático mundial se cree que fueron erupciones volcánicas en el trópico. Es decir, una erupción de un volcán en el trópico, a miles de kilómetros y en apariencia inofensiva, provocó un efecto mariposa que afectó a la radiación solar que llega a la atmósfera, ello afectó al hielo de los glaciares, los cuales fueron capaces de modificar las corrientes oceánicas, que a su vez modificaron la dinámica atmosférica y con ello una disminución de las temperaturas que hizo posible que los londinenses pudiesen patinar sobre hielo en el Támesis. Como lo lees.

Suscríbete a la newsletter

Recibe las últimas novedades de Walskium Magazine en tu email.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.