Literatura

ivcertamenwalskium0

Ganadores del IV Certamen Walskium de Microrrelato de Terror y Fantástico

De

Desde el corazón de Walskium queremos agradecer la participación masiva en este Certamen que honra al género fantástico y de terror. El nivel ha sido excepcional, con obras variadas y muy originales. Aquí están el primer y segundo premio, dotados con dos lotes de libros de la colección Fantasía y Terror de ALIANZA EDITORIAL, así como los 10 finalistas. En breve publicaremos las obras de estos autores en nuestro magazine.

Leer más
J.M. Coetzee, libros, literatura

La soledad según J. M. Coetzee

De

La literatura alberga en sí misma esa extraña cualidad de suscitar en el hombre la duda, la curiosidad y en ocasiones instiga a la razón y al pensamiento, a querer saber más. En este sentido, los libros a través de sus autores, nos llevan a preguntarnos más allá de nuestro día a día.

Leer más
kirk douglas, van gohg, arte locos

El arte de estar locos

De

Todo parece estar dicho, todo parece estar creado; mundo monótono, aburrido, que nos toca vivir como si fuera nuevo. No creamos nada, no sabemos nada. Pero, en medio de todo este gris, surgieron –y por suerte siguen surgiendo- personas que imaginan y expresan sus inquietudes con pura grandeza. Y no es que tengan poderes sobrehumanos, tampoco nos engañan las categorías del artista como un genio creador y hombre excepcional que se eleva sobre el resto. Nada de eso.

Leer más
Paul Verlaine, maldito

Cadáveres exquisitos. Un paseo por el malditismo

De

El de maldito es un epíteto siempre a mano, tanto que ha acabado convertido en una especie de cajón de sastre donde meter a cualquiera que lleve una vida moderadamente disipada y componga un cadáver joven y bonito. Aunque esto último, como se verá, ha venido haciéndose cada vez más opcional, pues la mayoría de seres humanos tenemos un raro apego a la vida que casa regular con una actitud genuinamente maldita.

Leer más
navidades_lisergicas_01

Navidades lisérgicas: Un origen de la Navidad

De

Nada tan trillado en estas fechas como renegar de ellas aduciendo su carácter consumista. Dado que, por desgracia, es precisamente el consumo el motor, y me atrevería a decir que la razón de ser de nuestras sociedades híper-conectadas, súper-liberales y encantadas de conocerse (en Facebook), la apostasía, parcial —sólo durante las semanas que duran las fiestas navideñas, cierto que más largas de año en año— y de boquilla —pocos de quienes emiten tan airadas protestas habrá que hagan objeción de conciencia ante la posibilidad de recibir su cuota de regalos—, suena a boutade insoportable, por hipócrita y reiterada ad nauseam.

Leer más