La expresión del yo

Willem de Kooning 1952, Woman and Bicycle
'Woman and Bicycle' - Willem de Kooning. 1952-53
Expresionismo abstracto

El Expresionismo Abstracto dio un giro radical al arte: una etapa diferente por su complejidad, dinamismo y diversidad que desembocó en la nueva vanguardia artística.

Si durante el periodo de entreguerras París fue el faro que iluminó el mundo del arte, al terminar la Segunda Guerra Mundial esto cambió. Europa, más vieja y cansada que nunca, herida, acribillada por los cuatro costados, no podía ser referente de tendencias ni vanguardias. Había que buscar un lugar en el planeta alejado y moderno frente a ese caos de escombros físicos y psicológicos.

Repuesta ya de la Gran Depresión, Nueva York, más nueva, vital y sana que nunca, tomó ese testigo de capital mundial del arte moderno y allí fueron acudiendo como por acuerdo tácito muchos artistas, europeos en su mayoría, y también autóctonos, en busca de una libertad de expresión jamás vista. Surge así el Expresionismo Abstracto que, a diferencia de movimientos anteriores como el Cubismo o el Surrealismo, carece de fórmulas establecidas y es el propio artista quien marca sus pautas en completa libertad.  En este individualismo se encaminan hacia diferentes direcciones, oscuridad, luminosidad, espiritualidad, meditación. Pudiera ser que el precedente lo marcaran Kandinsky, con esas personalísimas y delicadas abstracciones  coloristas y Kokoschka, más figurativo pero también suelto y libre.

En este individualismo se encaminan hacia diferentes direcciones, oscuridad, luminosidad, espiritualidad, meditación.

El Expresionismo Abstracto dio un giro radical al arte: una etapa diferente por su complejidad, dinamismo y diversidad que, a pesar de su significado inicial más bien sociológico, se extendió rápidamente por todo el mundo como la nueva vanguardia artística.

Jackson Pollock

La inconfundible huella de Jackson Pollock (1912-1956).

Volvamos al Nueva York de los años 40, del free jazz, del movimiento Beat, de los rascacielos y la vida bullente, y reparemos en  algunos de los artistas más importantes del momento.

Quizás el nombre más relevante de este movimiento artístico sea Jackson Pollock; no en vano es considerado el padre del Expresionismo Abstracto. Americano nacido en Wyoming en 1912, a quien me gusta llamar “el pintor de Jazz” pues, al igual que en este género musical se desgranan las notas en una libertad a priori carente de sentido, casi caprichosa, así va Pollock llenando de goterones sus lienzos mediante la técnica del Dripping que él mismo creó.

En cierto momento difícil de su vida, la mecenas y coleccionista Peggy Guggenheim –sobrina de Solomon Guggenheim , creador de la fundación del mismo apellido- le ayudó a comprarse una casa  cuyo garaje dedicó a su estudio. Podríamos decir que gracias a ella pudo comenzar a crear su obra y ascender a la fama.

Podemos verlo a través de las fotografías que le hizo Hans Namuth – único fotógrafo del Expresionismo Abstracto por retratar al artista-. Namuth nos lo muestra en plena acción, con su gran lienzo sobre el suelo, llenándolo de trazos, andando sobre él, vertiendo goterones de color, dando rienda suelta a sus sentimientos de forma espontánea, a veces, casi frenética. Como decía el propio Pollock, “el gran tamaño del lienzo me da libertad,  la dureza del suelo, seguridad y el goteo hace que la física haga lo que la mano no puede hacer.” Todo energía, Pollock no pretende pintar nada concreto si no que lo hace de forma automática desde el subconsciente.

Este artista arrogante e indisciplinado según algunos aunque también sincero y espontáneo, tuvo una amistad fatídica con el bourbon, lo que le hizo morir a la temprana edad de 44 años al conducir en estado de ebriedad.

Mark Rothko

Mark Rothko plasmó el espectro de emociones humanas a través de sus icónicos rectángulos flotantes.

Otro de los artistas notables es Mark Rothko. Este autodidacta nacido en Letonia en 1903, fue en un principio detractor del Expresionismo Abstracto. Su estilo era más bien surrealista con elementos biomórficos, pero fue evolucionando y reemplazando la presencia humana paulatinamente hasta crear sus famosos rectángulos flotantes a base de finas capas de color, desdibujados en los bordes y aparentemente sin un significado especial, sin embargo  en ellos plasma las emociones humanas, las suyas propias más elementales, el destino, la tragedia, el éxtasis…Como todos sus compañeros de este fenómeno artístico, piensa que la última parte de la obra está en los ojos del observador y en lo que éste percibe de ella; “ el arte vive y respira”. Al estar enmarcado en plena Guerra Fría, le embarga el aburrimiento y el pesimismo que le irán haciendo oscurecer sus colores al final de su vida. Murió en Nueva York el 25 de febrero de 1970.

sin embargo  en ellos plasma las emociones humanas, las suyas propias más elementales, el destino, la tragedia, el éxtasis…

No podemos pasar por alto a Willem de Kooning, neerlandés nacido en 1904. A caballo entre la figuración y la abstracción, este protegido de Arshile Gorky, elige a la mujer como tema muy recurrente. Estas figuras casi siempre con ojos vacíos y senos descomunales denotan una obsesión de reminiscencias freudianas.

De Kooning gusta recrear emociones violentas, es rebelde, explosivo y contradictorio. Personalmente es quien más me recuerda a Kokoschka. En el fondo lo que pretendía encontrar era un imposible: fusionar expresionismo con cubismo y surrealismo. Cuando se dio por vencido tendió a la simplificación y al abstracto, lo que se conoce como “action painting”.

…casi siempre con ojos vacíos y senos descomunales denotan una obsesión con reminiscencias freudianas.

También pinta paisajes urbanos abstractos y a todos les confiere ese aspecto inacabado tan suyo. Fallece en Long Island en 1997.

David Smith, Expresionismo.

David Smith (1906 – 1965) y sus figuras orgánicas sobre pedestal. Muestra de escultura expresionista.

En el Expresionismo Abstracto también encontramos algún escultor como David Smith. De su obra destacan unos grandes cubos de metal sobre un pedestal, llamados Cubí, que al estar bruñidos reflejan el sol y la realidad circundante. Detesta la violencia y avaricias humanas que representa mediante la abstracción de formas retorcidas y oscuras, entrelazadas como formas orgánicas.

Por último quiero mencionar a Clyfford Still a quien se atribuyen las bases del Expresionismo Abstracto por ser algo anterior a Pollock y a Rothko.

Este conocedor de la Historia del Arte y buen dibujante natural de esbeltas líneas siempre utilizó la abstracción  a base de gruesas capas de pintura para recrear una naturaleza misteriosa, cavernas, follaje, troncos… Su manera de ver la vida fue siempre una lucha entre luz y oscuridad, en definitiva, entre la vida y la muerte.

Podríamos seguir hablando de otros artistas de este movimiento que se desarrolló  en las décadas de los 40 y 50 durante un buen rato más pero, lamentablemente, se nos ha acabado el tiempo. Si os habéis quedado con ganas de más, podéis aprovechar un fin de semana y acercaros al Museo Guggenheim de Bilbao donde, con la colaboración de la Expo Royal Academy of Arts de Londres, se exhibe la interesantísima exposición El Expresionismo Abstracto; una amplia selección de obras de diversos artistas, hasta el 4 de junio. Sus comisarios, David Anfam, Edith Devaney y Lucía Aguirre estarán encantados si asistís a disfrutarla.


banner_sorollabanner_vinobanner_francis_bacon


walskium banner escritores web

Suscríbete a la newsletter

Recibe las últimas novedades de Walskium Magazine en tu email.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *