La deconstrucción del Impresionismo

impresionismo_01

A finales del siglo XIX estalla al unísono un clima de pensamientos e ideologías tan opuestas como extremas. El caldo de cultivo perfecto para el Neoimpresionismo.

Y aquí estoy yo, en mi estudio, rodeada de libros con una taza de te en esta tarde de jueves y haciendo lo que más me gusta; leer y releer mis libros de arte. No es necesario decir que, cada vez descubro algo nuevo, no sólo en mi material, si no zascandileando por la red que me permite en pocos clicks contrastar y ampliar mis conocimientos de aficionada al arte y por ende, a la Historia a través de éste.

cross-la-promenade-bord-de-mer-ou-le-cypres-1897

Cross – La promenade, bord de mer ou le cypres (1897)

Hoy vuelvo a París. De nuevo París. Esta vez todo ocurre a finales del siglo XIX, cuando una mezcla de cambios políticos, sociales e ideológicos estalla al unísono con el trasfondo de una crisis económica creando un clima de pensamientos e ideologías tan opuestas como extremas. En este París, que tanto ha visto ya a esas alturas de la Historia, se empieza a desvirtuar el Impresionismo, poco a poco y en sí mismo, como esas pinceladas en principio magistrales e inocentes de luz y color que luego podrían acabar emborronándose y cubriéndolo todo de un velo parduzco. Esta corriente pictórica, imperante hasta la fecha, que se basaba en el estudio de la luz y la inmediatez de su producción, al aire libre en su mayor parte, fue girando hacia un estilo más académico, más elaborado y realizado en estudio por artistas nuevos, que dan una vuelta de tuerca hasta conseguir casi lo opuesto a lo anterior, lo que yo llamo la deconstrucción del Impresionismo. De esto debían hablar y debatir hasta la saciedad Paul Signac y Georges Seurat, sentados en el Café Marengo ya que, si bien fueron continuadores del Impresionismo,  cambiaron técnica y temáticas que intentaban provocar emociones en el espectador e incluso, hacerle partícipe de la obra como mencionaré más adelante. Surge así el Neoimpresionismo entre 1884-91, término creado por Felix Feneón en 1887.

signac-saint-tropez-fontaine-des-lices-1895

Signac – Saint Tropez, fontaine des Lices (1895)

Seurat y Signac -sus máximos representantes- crean en 1884 la Sociedad de Artistas Independientes, hecho muy importante ya que en él se reunirán estos artistas que ven el mundo bajo una nueva óptica y nunca mejor dicho, ya que su nuevo estilo, el Puntillismo, se basa precisamente en pintar puntitos de colores puros y sus complementarios, unos junto a otros resultando un nuevo tono en el ojo del espectador. Es decir, que, el color se trata y percibe de una manera científica resultando nuevos efectos ópticos, cromáticos y armónicos.
Seurat en sus obras El Baño y Tarde de domingo en la Grand Jatte nos muestra un trabajo elaborado cuidadosamente en su estudio; camino que tomarían después nuevas vanguardias basadas en la ciencia y la abstracción.

Seurat - La concierge (vers 1884)

Seurat – La concierge (vers 1884)

Hemos comentado que esta fue una época con mucha diversidad ideológica; por eso, cuando una mañana de 1880 aparece en Le Figaro El Manifiesto Simbolista firmado por Jean Moreas, aunque refiréndose a un nuevo movimiento literario, muchos artistas se identifican con las ideas antinaturalistas  y positivistas  que proclama y las llevarán a su terreno incluyendo elementos alegóricos.
Gustave Moreau fue su precursor llenando sus obras de personajes bíblicos y ambientes decadentes vinculados a lo espiritual.
Básicamente se simplifican las formas y prima la expresión de los sentimientos, el interiorismo psicológico, no dando tanta importancia a la naturaleza. También prefieren la belleza al tema como el Modernismo.

Redon - Pégase

Redon – Pégase

Otro gran artífice del Simbolismo será Olilón Redón. Este dibujante de Burdeos empezó a realizar una pintura onírica poblada por seres fantásticos no carente de dramatismo. En definitiva, plasma una realidad evanescente pero con un cromatismo brillante y de belleza sublime.  Destacan una serie de grabados y litografías llamados Los Negros donde hace visibles sus obsesiones como en su obra El Cíclope, obra un tanto grotesca. También realizó retratos, como el de su mujer y otro a Gaugín. Aunque personalmente, alabo sus litografías en homenaje a Goya.
Admirador de Poe y amigo de Bodelaire podría tal vez tratarse del precursor más importante del Surrealismo.

Hacia 1881 otro grupo sobresale en la Francia de fin de siglo; los llamados Nabis. Serusier, Denis, Bonnard y Vuillard, entre otros……….-Perdón pero suena mi móvil-

………………………………………….

Pido disculpas de nuevo. Era mi amiga Delfina para decirme que… ¡ha sacado entradas para este sábado para el Guggenheim! Ella, conocedora de mis gustos, me ha dicho que muestran la Exposición París Fin de Siglo. ¡Vaya casualidad y qué sorpresa tan agradable!

Bueno, como iba diciendo, los nabis -los profetas-, son un grupo de artistas preocupados esencialmente por el color. Tienen a Gauguin por referente aunque luego se dividirán en dos grupos: Los espirituales, como Denís, influídos por lo místico y lo religioso, y los decorativos, como Bonnard y Vuillard preocupados por la armonía estética que siguen los pasos de Cézanne y Seurat.

Toulousse Lautrec, como todos sabemos, se centró en la factura del Cartel como expresión artística y necesaria en la época. Su legado es sencillamente fantástico. Verdaderas obras de arte urbano, rebosante de Modernismo, son la proto publicidad elevada a categoría de obra de arte y de las que todos pueden disfrutar en plena calle.

Pues ya me he enterado de todo lo concerniente a esta magnífica exposición que nos ofrece el Museo Guggenheim de Bilbao. París fin de siglo estará harta el 17 de septiembre. Es una ocasión única para poder ver vanguardia francesa de esa época y entender su situación política y social. Son 125 piezas entre óleo, pastel, dibujos, grabados y estampas que no dejan de sorprendernos.

Yo seguiría hablando más pero…¡¡me voy a hacer la maleta!!

Suscríbete a la newsletter

Recibe las últimas novedades de Walskium Magazine en tu email.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *