Cuando el Arte salió a las calles

escuela de paris

París, hermoso vocablo sinónimo de modernidad. París huele a perfumes, suena a alegres melodías de acordeón, respira  revolución y libertad, gastronomía y moda, bohemia y arte.

Antes de  que en la Europa convulsa de principios del siglo 20 estallara  la primera Gran Guerra de la humanidad, París ya era la capital del arte. Esta es la apasionante historia de la Escuela de París, la tendencia artística que desencadenaría la revolución.

LOS ANTECEDENTES

Recordemos que el descubrimiento de la fotografía relevó a la pintura de su aburrida tarea de retratar a ricachones en espacios cerrados y casi siempre  sombríos, otorgándole  una libertad hasta entonces impensable. Por otra parte, y como influencia de la Revolución Francesa, el arte no era ya privilegio de una élite; el pueblo tenía derecho a disfrutarlo. Y entonces empezaron a proliferar galerías y museos cuyas puertas se abrieron de par en par con un estallido de colores, luces y trazos, como fogonazos  que lo iluminaban todo; había llegado El Impresionísmo – al que yo humildemente llamo la madre de todas las Vanguardias. Monet, Degás, Renoir, Pissarro, Cèzanne. Van Gogh, Sorolla, Toulouse Lautrec y tantos otros, salieron caballete y pinturas en ristre a los campos cuajados de florecillas multicolores y aligeraron sus pinceles en abocetados trazos que les permitían la inmediatez por lo cambiante de la luz natural. Alguno plasmó como nadie la luz del mediterráneo, su sol y su mar azul. Otro, verbenas con sus farolillos y músicas que flotaban en el aire. Hubo quien captó la sutíl delicadeza de bailarinas de Ballet colándose en academias de baile…, en fin, el arte había salido al exterior.

La Exposición Universal de Paris, 1.889

La Exposición Universal de París, 1.889

La Exposición Universal de París en 1889 con  su símbolo emblemático, la Torre Eiffel, fue la puerta grande hacia la modernidad. Cambios sociales, económicos y artísticos dieron paso al desarrollo de la vida urbana. En esta ciudad moderna  se gestan las nuevas tendencias artísticas  y así, casi por necesidad, surge la llamada Escuela de Parísl’Ècole de París-, que abarcará desde 1900 hasta 1945, en términos generales. Casi medio siglo de poderoso torrente creativo donde se darían cita en la capital parisina pintores franceses y extranjeros; Picasso, Braque, Matisse, Delaunay, Miró, Kandinsky, Chagallun grupo heterodoxo pero con la idea común de rechazo a las estéticas conservadoras y de transformar la concepción del arte. Esta diversidad de estilos va asociada en mayor o menor medida al Expresionismo; Cubismo, Fauvismo, Orfismo y Surrealismo serán las formas que reflejen mejor la nueva realidad.

La Primera Guerra Mundial que estalla en 1914 fue un sangriento paréntesis de cinco años que se saldó con casi tres millones de muertos, una cifra escalofriante para la época que casi sumó las víctimas de todas las guerras anteriores. Pero tras estos años grises, el mundo occidental quiso vivir la vida con ansias de felicidad casi febriles y la Ciudad de la Luz retomó su estatus de Capital de la Vanguardia haciendo patente aquello de que París era una fiesta,  que dijera el gran Ernest.

Noches de cabarets, Pigalle, Le Moulin Rouge, La Gallete, oropeles y lentejuelas brillando en París la nuit, deslumbrando a los artistas e inspirándoles nuevos trabajos.

Buenos tiempos para los coleccionistas y las galerías de arte.

Lástima que no estuviéramos allí para verlo; pero ahora, el Museo Guggenheim de Bilbao nos trae la exposición Panoramas de la Ciudad: La Escuela de París, 1900 – 1945. Sin duda nos brinda la excelente oportunidad de poder contemplar, para nuestro deleite,  algunas piezas trascendentales del arte moderno: se trata de más de 50 obras relacionadas con esos nuevos estilos, las vanguardias históricas de la Escuela de París, procedentes del Guggenheim de Nueva York.

ENCUENTROS E INFLUENCIAS

Cuando Picasso llega a París con 19 años, enseguida conecta con Braque, Delauney, Fernand Lèger y Juan Gris, entre otros y juntos abandonan sus tendencias anteriores  para enfocar sus trabajos de una manera innovadora; no van a representar lo que ven  sino cómo lo ven. La ruptura  con la pintura tradicional será definitiva, por eso el Cubismo es tan importante para  todas las vanguardias del siglo XX, porque es una revolución de la pintura. Básicamente muestra una realidad fragmentada geométricamente, obteniendo numerosos puntos de vista. La perspectiva desaparece, no hay profundidad. El detalle se suprime. Los colores son fríos grises y ocres. Lo que realmente importa es el volumen y la geometría con  que representarán la complejidad de la vida cotidiana.

Georges Braque, Violin and Palette (Violon et palette), September 1, 1909

Georges Braque, Violin and Palette (Violon et palette), 1909

La influencia de Cèzanne es innegable y Picasso pinta Las señoritas de Avignon, que se convertirá en todo un icono cubista,  precursor de todo lo demás.

picasso

Le Moulin de la Galette, Picasso, 1900.

En la exposición podremos ver Piano y Mandora de Braque, 1919, Le Moulin de la Galette, 1900 y Botellas y vasos,  1912 de Picasso.

Pero, como hemos dicho, cada artista tiene su propio estilo dentro de la tendencia. Kandinsky gustaba de jugar con formas geométricas libres y abstractas y con una paleta colorista. (Pintura amarilla, 1938 y En torno al Círculo, 1940). Gran amante de las ciencias naturales,  el artista tiene una etapa muy interesante donde explora ecosistemas de microorganismos vivos, algas y arena que, si bien tienen influencia surrealista, subyacen las formas geométricas de la Bauhaus.

Vasily Kandinsky, En torno al circulo, 1940

Vasily Kandinsky, En torno al círculo, 1940

Otro de los grandes pintores expuestos es  Chagall quien plantea un cubismo lleno de color y de escenas nostálgicas de  su folclore ruso y judío. Se expone su obra Violinista, de 1923.

Wifredo Lam, cubano de nacimiento, de padre cantonés y madre cubana de descendencia española y africana plasma un estilo propio en el que mezcla lo primigenio y lo intuitivo con las transformaciones mágicas de la zambería. Tuvo una estrecha relación con Picasso quien lo tuteló y animó a seguir con ese arte de elementos orientales. Se codeó con vanguardistas del momento. Diego Rivera y Frida Khalo también fueron visitados por Lam en su viaje a México.  Quisiera mencionar que hay una exposición de este pintor en el Museo Reina Sofía hasta el 15 de agosto.

Desde su inauguracion en La Exposición Universal, hasta bastante tiempo después, la Torre Eiffel fue símbolo del progreso tecnológico y esencia de la modernidad  y Delaunay, aficionado a la óptica y la física realizó una exploración de esta torre con un dinamismo propio de la libertad musical. Es por esto por lo que Apollinaire lo denominó “Orfismo”, por Orfeo. –La Torre roja, 1912-, deidad griega relacionada con la música.

El italiano Modigliani, famoso por sus retratos tan particulares, también forma parte de esta muestra donde se exhibe uno de sus desnudos de 1917. El pintor tuvo, al final de su vida, una azarosa relación con el alcohol y las drogas aunque –o precisamente por ello-  esta etapa fuera la más productiva de su carrera.

SEGUNDA GUERRA Y LEGADO

Y llegó la Segunda Guerra. Y el mundo se sacudió como nunca. Y el nazismo lo nubló todo .

paris_007Dominique Lapierre y Larry Collins en su novela ¿Arde París? nos cuentan los últimos días de la ocupación de esta ciudad. Tal vez Hitler tuviera celos de una ciudad tan simbólica y llena de vida porque el 25 de agosto de 1944 ordena su destrucción. Tan inestimable tarea es encargada al general Dietrich Von Choltitz. No sabemos por qué este señor desobedeció al mismísimo Führer, pero se pasó la órden por el Arco del Triunfo (debió de ser el inventor de la frase) y, gracias a él, podemos seguir diciendo aquello de “Siempre nos quedará París”.

Muchos fueron los artistas que, obligados por el nazismo huyeron a EEUU y esto significó el fin de l’Ecòle de París pero no así su repercusión que sigue estando presente en los nuevos artistas hasta el día de hoy.

Recordad, cita indispensable en el Guggenheim de Bilbao. Exposición Panoramas de la Ciudad: La Escuela de París, 1900-1945. (Comisaria, Lauren Hinkson). Hasta el 23 de octubre.

Suscríbete a la newsletter

Recibe las últimas novedades de Walskium Magazine en tu email.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.