Baselitz: Frágil y brutal

baselitz guggenheim

El 23 de enero de 1938 nace en Bolonia un niño que será testigo de la Segunda Guerra Mundial, de las atrocidades del nazismo y la posterior decadencia y persecución de este.

Vivirá la postguerra sintiendo esa vergüenza ajena de los alemanes frente al Holocausto y la imagen de Alemania frente al mundo. Y asistirá a la escisión de su país en dos mitades irreconciliables. Ese niño se llamaba Georg Kern e iba creciendo con granas de gritarle al mundo su malestar y su rabia. Así fue como se convirtió en Georg Baselitz, el artista que sintió el desorden mundial tras la guerra y un desequilibrio sociopolítico, ideológico y artístico que le causaban un profundo malestar. Como dijo una vez,“Lo que nunca he podido evitar es Alemania y ser alemán”.

Lo que nunca he podido evitar es Alemania y ser alemán.

Controvérsico desde el principio, Baselitz fue expulsado en 1957 de la Escuela de Bellas Artes de Berlín Oriental por considerarle “políticamente inmaduro”. Y fue en Berlín Occidental donde continuaría sus estudios de pintura y Artes Pásticas.
Insatisfecho con el realísmo del este y el tachismo del oeste, decidió crear su propia tendencia artística que podríamos definir como un resurgimiento del Expresionísmo alemán -que tanto disgustaba a los nazis-; es decir, un Neoexpresionísmo, convirtiéndose así en pieza clave del arte germano de los años 60.

baselitz_003
En 1962 pinta La gran noche se jodió, donde representa a un niño masturbándose. Lo que provocó que la policía actuase en consecuencia y se granjeara el rechazo de muchos.
Otra de sus creaciones notables es Los grandes amigos (1965); una obra en tonos marrones y ocres de factura rápida, grandes franjas y líneas sinuosas.
A los 27 años Baslitz crea su colección de Héroes (1965-66). Figuras cuya factura en trazo fino contrasta con una fuerza cromática casi salvaje que sobrecoge al espectador. Sus Héroes tienen una gran carga emocional no exenta de provocación. Los presenta como seres fracasados y vulnerables, vestidos con uniformes harapientos. Soldados heridos entre deshechos y escombros de una sociedad rota. Aunque este pesimismo se ve dulcificado al incluir elementos cotidianos del pintor, como pinceles, paletas y también carretillas, herramientas e incluso trocitos de paisajes de naturaleza, como una ventanita abierta a la esperanza.
Aunque todas sus obras son diversas e impactantes, el autor eligió el formato, 162 x 130 cms. en todas ellas.
En la década de los 80, Baselitz nos vuelve a sorprender con sus obras de figuras invertidas, como pintadas al revés en oposición a lo formal. Otra manera de revelarnos una vez más su inconformidad social.
Su ciclo Remix (témino que utilizó por ser un vocablo usado por la juventud), a partir del 2005, da pie a su nueva serie de Héroes y Tipos Nuevos . Son soldados, pastores, guerrilleros, pintores… La figura como centro, hecha a base de fuertes pinceladas e intensidad de color. Son trabajos rápidos pero meditados por la madurez del artista que no dejan de ser una rotunda afirmación de sí mismo. En definitiva, nos está presentando un Héroe Nuevo.
En palabras del propio Baselitz “Empiezo con una idea pero, a medida que trabajo, la imagen se hace cargo, y luego está la lucha entre la idea que preconcebí…y la lucha por su propia vida”. Esto nos da una noción de la forma de trabajo de uno de los artistas más influyentes del arte moderno.

baselitz_002

En 2013 el Museo Guggenheim de Bilbao presentó la exposición de Baseliz, Historias de la Historia y ahora, cuatro años después, el pintor hace doblete con la Exposición Georg Baselitz, Los Héroes que alberga 60 obras en continuidad pasado-presente que incluye además dibujos y grabados en madera, de la misma temática, de obras “fracturadas”.
Sus comisarios Max Hollein del Museo de Bellas Artes de San Francisco, Eva Mongi-Vollmer del Städel Museum de Frankfurt y Petra Joos del propio museo anfitrión, han reunido estas piezas prestadas por diversos museos para que podamos disfrutar de este recorrido monográfico esencial para sus seguidores en particular y muy recomendable para los amantes del arte en general.
Aprovechemos uno de estos preciosos días proto otoñales y démonos una vuelta por el Guggenheim. Bilbao te espera.
Recuerda, hasta el 22 de octubre podremos visitarla.

Suscríbete a la newsletter

Recibe las últimas novedades de Walskium Magazine en tu email.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *